¿Y SI TU PELO NO ES TAN GRASO COMO CREES?

21/5/15

Cuando digo graso soy consciente de que muchas diréis: pa graso el mío. Pero lo sé porque eso mismo digo yo cuando leo a los demás. Porque mi pelo es muy graso. A eso le sumamos, por naturaleza, granitos en el cuero cabelludo, descamaciones y caspa, picores... que desde que me paré a analizar y cambié mi rutina, hace tres años más o menos, han desaparecido.
Ilustración de Eveline Tarunadjaja
Hoy por hoy he conseguido pasar de un lavado diario a dos por semana. Y sí, mi pelo sigue siendo graso, pero poco a poco y parándome a observar los porqués he encontrado soluciones para que mi pelo, mi piel y yo suframos menos.
No me llevó un mes ni dos ni un año, fueron tres años de intentos fallidos, de paciencia y de intentar entender mi pelo. Por todo eso y porque sé que a mucha gente puede interesarle esta entrada por tener algún problema similar, me dispongo a escribir la entrada más larga jamás redactada.
Haceos un café, unas palomitas, una paella y llamad a vuestra familia para despediros, que empezamos.

En ella intentaré hablaros de mi rutina capilar, en la que se incluyen todas estas cosas:
  1. Breve historia de mi pelo
  2. Siliconas, parabenos, sulfatos... ¿qué son y porqué los evito?
  3. Productos utilizados y recomendados 
  4. Dinámica, consejos y trucos
  5. Hidratación profunda: mascarillas naturales y comerciales
Para introduciros, os cuento que mi pelo, el cabello en sí, es casi perfecto (humildad por delante). Quiero decir que es liso, ni muy grueso ni muy fino, no es frágil, tengo muchísima cantidad, brilla bastante de por sí, no se cae nunca demasiado, tiene cuerpo... Peeeeeero para algo tengo el cuero cabelludo que tengo, para bajarme a la tierra y quitarme las ilusiones.
Por naturaleza, y hasta que tomé remedio, mi pelo sufría de descamaciones, estaba apelmazado y sin cuerpo, tenía caspa y granitos, muchísimos picores... y lo peor es que tenía que lavármelo todos los días, y aun así no duraba muchas horas limpio. Lo hacía por las mañanas para salir a la calle con él en el mejor estado, imaginaos la situación.
Esto comenzó en la adolescencia, una etapa oscura llena de putadas de la naturaleza y de las hormonas, que nos dan la bienvenida a los juegos del hambre y a la puta bida tete.

No fue hasta que cumplí 18 que comencé a preguntarme porqué me resignaba a tener una balsa de aceite por cabeza, porqué no intentaba cambiar de rutina. Pero lo que causa la desinformación y sobre todo la costumbre es que te decantes por champús para pelo graso sin mirar la etiqueta. Rascar y limpiar, sin pensar que quizás eso también daña tu cabello... 


Antes de nada, comunico fervientemente mi deseo de que nadie tome mi post como un ataque hacia los químicos, puesto que no son sinónimo de perjudicial.
Con todo lo que os cuento en este post solo intento dar una solución a quien, sin saberlo o sospechándolo, esté en la misma situación que yo y pueda sufrir de las mismas "intolerancias" que yo. Habrá quien no tenga ningún problema con este tipo de químicos y su pelo y su piel estén en perfectas condiciones. No es mi caso y seguramente el de mucha gente que ni siquiera es consciente de ello.
El primer paso fue eliminar siliconas. Seguido de ello, parabenos y aceites minerales. Mi pelo seguía sin estar en perfectas condiciones y sin aguantar limpio más de dos días, tirando por lo alto. Así que investigando un poco más di con los sulfatos y la dificultad de encontrar champús sin ellos.
A continuación os cuento de qué va cada uno de estos productos:

Primer paso: las siliconas y los parabenos

Seguro que habéis visto esas fotos bajo microscopio de nuestra fibra capilar, con "escamas" a lo largo de cada pelo. Pues las siliconas, a grandes rasgos, se ocupan de maquillar dichas escamas, rellenándolas. Además de dar brillo y sedosidad al pelo enmascarando sus defectos, roturas e imperfecciones, son químicos que se adhieren a cada cabello para protegerlo del sol y de los daños térmicos. Con lo cual, su lado positivo es que son grandes protectores del calor ante planchas y secadores, por ejemplo.
Pero como todo maquillaje, solo enmascara. No cura. Es por ello que el cabello roto, seco, frágil o sin brillo, con falta de nutrición, etc. sigue siendo el mismo bajo esa capa de siliconas. Además, pueden causar la obstrucción de tu piel y la raíz del cabello, ralentizan su crecimiento, hacen que caiga mucho más fácilmente y pueden causar picores, caspa, sequedad, descamaciones...
Cuando un producto se ofrece como reparador de nuestras puntas abiertas, leed en los ingredientes, tendrá en el 90% de los casos siliconas en los primeros ingredientes. Para identificarlas, buscad palabras terminadas en -one, o -cone. La principal es Dimethicone. Si vas corriendo ahora a tu baño, las encuentras en tres o cuatro cosas, te apuesto un dedo del pie.
Existen dos tipos de siliconas:
- No solubles en agua: las que se acumulan en nuestro cabello. Es como cirujía estética, como un tatuaje.
- Solubles en agua: se irán al posterior lavado, con lo cual actúan como un maquillaje temporal. Aún así, no curan la realidad, solo la enmascaran. Deberás ponerle solución con otro producto, no te engañes.
Si una tiene un pelo suave, hidratado, sin demasiados problemas, puede que no le afecten en absoluto. Quizás no necesitéis un aporte extra de limpieza o nutrición. En mi caso sí.

Así que me lancé a probar champús sin siliconas. El cambio no fue fácil, comencé con un golpe de efecto y los tres primeros meses mi pelo era extra en un Spaguetti Western, rodando como hecha de esparto por la vida: las siliconas iban desapareciendo en los primeros lavados y el pelo aparecía desnudo, tal y como estaba y tal y como las siliconas me habían ocultado. 
Empezó entonces el corte cada mes, mes y medio, de puntas. La paciencia y las mascarillas intensivas. Ahí conocí las mascarillas caseras de las que os hablaré al final.

Los parabenos son el segundo enemigo que encontré. Se trata de conservantes ante hongos, bacterias y moho que puedan producirse en un cosmético. Quizás sean los menos dañinos para mí, pero van a menudo de la mano de las siliconas y, en los productos sin ellas que encontré, casi siempre se excluían.
Se huye de ellos porque, de por sí, la palabra conservante causa aversión. Los champús que no usan parabenos usarán otro conservante en su lugar con otro nombre.

Mi primer champú sin siliconas fue de LUSH. Me atreví a combinar dos, por consejo de una de sus dependientas, para que el cambio fuese menos incómodo. En mi caso, me decanté por el Jumping Junniper (aquí) y I love Juicy (aquí).
Jumping Junniper, El Fairy en España
I love juicy, también llamado "Mi primo zumo y sol"
Sigo comprándome, una vez al año más o menos, el primero de ellos. Es una pastilla de 50gr que me dura más de cuatro y cinco meses normalmente, y que combino con el champú que esté usando si noto que mi pelo, por la cuestión que sea, vuelve a engrasarse.

Los aceites minerales son otro enemigo, para mí, de piel y cabello. Son derivados del petróleo como la parafina líquida, petrolatum, vaselinas... que forman una capa sobre la superficie en la que lo apliquemos. Imaginemos la cera que se aplica sobre un mueble o parqué para que este cierre su poro y lo proteja de los daños externos: se volverá impermeable, pero tampoco respirará como debe. Eso ocurre exactamente igual cuando las aplicamos en nuestro cuerpo.

Mi pelo empezó a respirar, empecé a vérmelo con cuerpo, suave pero sin apelmazarse. Y chirriando al aclararlo en la ducha. Empecé a aplicarme las mascarillas, si tenían siliconas, de medios a puntas. Porque mi daño principal era en el cuero cabelludo y porque así protegía mi pelo del daño del secador. Y eso de no lavarme el pelo todos los santos días, os lo prometo, fue como si me hubiese tocado la lotería.

Es entonces cuando conocí infinidad de champús, busqué por internet, leí etiquetas en el super, conocí iHerb... y fui poco a poco volviéndome especialista en INCI como si no hubiera un mañana.

Y sobre todo: conseguí eliminar de mi vida ese tópico de que "el pelo se acostumbra a un champú", puesto que la realidad es que se satura de químicos que no son solubles, pide auxilio a gritos. Y, hoy por hoy, mis champús son habituales y poco cambiantes.
De mis favoritos y con los que me quedo después de años de pruebas y decepciones os hablo más abajo, en mi rutina capilar. Aún tengo que contaros cómo conseguí lavarme el pelo dos veces por semana.

Segundo paso: Sulfatos
Hace año y medio conocí los sulfatos y entendí que quizás eso era lo que le sobraba a mi pelo para dejar de engrasarse tan fácilmente, puesto que era difícil mantenerlo más de dos días decente.
Pertenecen a la familia de los surfactantes, su labor en el champú es fundamentalmente generar espuma. Al entrar en contacto con el agua, forman unas micelas, que son las encargadas de arrastrar la suciedad del cabello. 
Irritan el cuero cabelludo, lo hacen reactivo. Y él, al igual que la piel que se reseca, intenta protegerse por medio de la producción de grasa. En la piel, a menudo, con granitos o espinillas, con brillos que creemos, necesitan más limpiar. Y ahí es cuando entramos en el círculo vicioso infinito de la deshidratación y la grasa. 

iHerb, como siempre, me salvó la vida, y es por eso que hoy puedo contaros qué productos me han ido tan bien que os los puedo recomendar. Algunos también los encontraréis en supermercados, perfumerías y en internet. Tranquilos todos. Vamos a ello.



Estos son los champús que me han seguido resultando efectivos, sin saturar mi pelo ni "acostumbrarlo". Porque todo lo que aplico en mi cuero cabelludo se va con agua, o eso pretendo.
Lo único que hago es turnarlos, más que nada por gusto y curiosidad o si incluyo alguno nuevo que quiera probar en mi rutina.

DESERT ESSENCE ORGANICS - LEMON TEA TREE SHAMPOO
Cantidad: 300ml
Precio: 6.05$
Link directo: aquí

Mi favorito favoritísimo junto con el siguiente, el champú que repito y que intento tener siempre en casa. Se trata de un champú libre de parabenos, sulfatos, siliconas... y fruto de producción ecológica y respetuosa con el medio ambiente.
Huele a cítricos y a puro, no sé explicarlo porque parece mentol pero no lo es. Es limpio, punto. Con una cantidad mínima consigues espuma y resultados para una melena abundante y larga como la mía. Dura la vida y aunque no tiene sulfatos, limpia a la perfección. Lo bueno de no contenerlos es que no irrita ni hace reaccionar mi cuero cabelludo, por lo que me dura limpio muchísimo más tiempo.


NATURVIDA - PARA PELO GRASO
Cantidad: 300ml
Precio: 3€
Dónde comprar: Supermercados Gadis, perfumerías Arenal, Carrefour...

Este champú lo conocí hace un par de años y sigue estando presente en mi vida todos los días.
Lleva ortiga y lima, purifica y equilibra cueros cabelludos grasos.
Su precio y lo que cunde, unido al olor tan rico que tiene a lima y ortiga, son perfectos. Es suave, deja el pelo hiper brillante y se extiende con nada que cojas en la palma de la mano.
No sé como convenceros de que os lo compréis. Solamente: COMPRÁOSLO, LEÑE!

ANATOMICALS - MAKE YOUR SCALP YELP! 
Cantidad: 300ml
Precio: 3.90€
Link directo: aquí

Aunque no es de los más naturales que he probado, quiero nombrároslo porque a mí en cambio me va de lujo. Huele a menta de aquí a Perú y en verano refresca muchísimo. Crea un efecto frío muy ligero que te deja la cabeza relajadísima. Una droga.
Me deja el pelo muy limpio pero no me dura más de dos días. Aún así, me parece que es un producto que debéis probar las que en verano sufráis con la melena tanto como yo, os refresca muchísimo y si vais a ir a la playa o piscina, os dará igual lo que os dure sin lavar el pelo.
Brillante como nunca, limpito, suave y fresco.
Es ahora cuando os cuento cómo, cuando y porqué me lavo el pelo:

- Me lavo el pelo cada tres días, es decir, si me lo lavo el domingo por la noche, hasta el miércoles no le tocaría otra vez. Y antes, como os he contado... a diario

- Cuando tengo flequillo, a veces necesito lavármelo cuando el pelo sigue limpio, por la grasa de la frente sobre todo. Así que me lo lavo en el lavabo por la mañana recogiendo el resto de pelo y con una gotita de champú. En cinco minutos estoy lista.

- Me cepillo el pelo muchísimo, por la mañana pero también antes de irme a dormir y a veces a mediodía, cuando llego para comer. Con esto, además de eliminar la suciedad acumulada sobre el pelo y mantenerlo sin enredos, reparto la grasa natural que nuestro cuero cabelludo va desprendiendo a lo largo del día. Es un hidratante natural, por así decirlo, que podemos aprovechar.

- Cuando me lavo el pelo, lo hago primeramente con abundante agua, no solamente lo humedezco sino que enjuago un par de veces.

- Aplico el champú y lo emulsiono con el agua en mis manos antes de aplicarlo sobre la cabeza. Con esto consigo algo muy sencillo y a la vez complejo de explicar, lo resumo: las moléculas de un champú, de cualquier jabón, tienen dos partes: una parte hidrofílica (que se une fácilmente a las moléculas de agua) y otra hidrofóbica (apolar, por lo que repele el agua y se une a aquellos residuos grasos, en este caso de nuestra piel, atrapándolos). Ambas partes forman una micela.
Esta emulsión que hacemos en la mano consigue que la suciedad se desprenda mejor. Y hará que, más tarde, el aclarado sea más eficaz, pues se irá fácilmente del cabello todo residuo o resto de producto. Si lo aplicamos directamente sobre la cabeza le restamos eficacia, con lo cual es una cantidad de producto tirado al desagüe.
Esto lo explica perfectamente Porporaporpita en un vídeo que os recomiendo al 100%: os lo dejo aquí.

- Una vez aplicado masajeo durante más de un minuto, despacio y sin rascar la cabeza. Lo que busco no es hacer reaccionar mi cuero cabelludo ni mis glándulas sebáceas, así que con amor, amigos, con amor...

- Lo aclaro con abundante agua. Insisto en esto porque es súper importante: cuando creáis que no hay rastro de champú dadle un poco más de enjuague. A veces aplico un segundo champú o una segunda mano de este, dependiendo del resultado que pretenda o de cómo tenga el día de experimentador.

- Es ahora cuando me aplico acondicionador o mascarilla, pero solamente de medios a puntas. Mientras lo dejo actuar de 3 a 5 minutos, me aplico gel, exfolio, me depilo... whatever.

- Aclaro de nuevo con abundante agua: el agua es vuestro credo, hermanas y hermanos.

- Yo, personalmente, sí me desenredo el pelo en mojado. Sí, sé que desde hace dos o tres años en youtube se turnan todas las gurús a contarnos que eso rompe el pelo. Y algunas tienen melenas tan imposibles como la mía y... es un nido de ratas si lo seco sin desenredar: a mí me lo rompe secarlo y después intentar adentrarme en la fascinante jungla. De ahí sale un gato muerto y media melena. Otra cosa que probar en cada quien.

- Para esta tarea utilizo unas cuantas pulsaciones del 11 benefits de Salon Hits, del que os hablé en una de las primeras entradas del blog y que es para mí un básico. Tenéis aquí la entrada. Además de ayudarme con el desenredado, me protege el cabello a la hora de secarlo, entre otros taaaantos beneficios que os cuento en esa review.

- Una vez desenredado me lo seco, lo menos posible, con secador. Pero con tal cantidad, las horas que son... prefiero hacerlo. Además, si lo dejo secar a su aire, quizás porque se adhiere a él muchísima suciedad, se me engrasa en nada y parece que nunca se acaba de secar. Súmale que vivo en Galicia, la tierra del agua y la humedad.


En cuanto a la hidratación, utilizo tanto mascarillas comerciales como naturales, que me fabrico una vez por semana o cada quince días.


MASCARILLA REPARACIÓN TOTAL - STYLIUS
Cantidad:
Precio: 2€ aprox.
Dónde: Mercadona

De medios a puntas no me importan las siliconas, puesto que a lo que me afectan es al cuero cabelludo y de medios a puntas me protegen del calor de secador o planchas, si las uso, y también de la radiación solar y demás enemigos públicos del pelo.
Esta en concreto llevo años y años, desde que conocí Mercadona, usándola. Y aunque pruebo otras siempre vuelvo a ella por su magnífica relación calidad-precio.
El olor es muy rico, a flores o a algo dulzón, no sabría explicarlo. Con dos o tres minutos en el pelo ya se vuelve suficiente para que haga su efecto, el pelo se queda suave, brillante pero no apelmazado como ocurre con alguna de la misma marca que probé anteriormente.
Más que suficiente para mi pelo, ya que me corto las puntas regularmente (cada mes y medio o dos meses como mucho).


En cuanto a mascarillas naturales, a veces simplemente aplico alguno de estos productos que enumero a continuación. Otras directamente los mezclo, buscando texturas consistentes.
Para alargar e intensificar al máximo el efecto nutritivo, lo hago un día que esté en casa toda la tarde o toda la mañana, por ejemplo, y me lo dejo de medios a puntas, recogido en una coleta, envuelto con papel de aluminio. Así, en modo astronauta, hago mis qué haceres domésticos. Luego me ducho con normalidad con champú y acondicionador o mascarilla.

- Aceite de coco (virgen y extraido en frío)
Por lo general lo compro en iHerb y lo que consigo es una nutrición inigualable con ningún otro producto. El que yo utilizo es este: link directo.

- Yogur natural
Lo mezclo con otros ingredientes como el aceite de coco o miel y me aporta suavidad.

- Miel
Aplico un par de cucharadas a las mezclas y consigo que el pelo brille muchísimo más

- Aceite de jojoba
Es inigualable en pelos grasos, mucha gente lo utiliza en la raíz porque controla la secreción de sebo, a mí se me hace demasiado, o quizás no le he cogido el tranquillo. Lo tenéis muy economico también en iHerb, de la marca Now foods (aquí)


Y creo que esto es todo... Qué poco ¿no?
Espero haber resuelto todos los puntos, haberme explicado y haberos dado soluciones si estáis tan desesperadas como yo hace tiempo. Probad algo de todo esto y me contáis cómo os funciona.

Hasta el lunes, bellezas!


            




23 comentarios:

  1. Madre de dios, qué pedazo de post, señora!!!
    Me ha encantado, que lo sepas. Muy bien explicado todo, y muy ameno.
    Cada persona es un mundo, pero lo que explicas tiene mucha lógica. A mi mecostó averiguar qué me irritaba el cuero cabelludo (y aún tengo mis dudas), pero, más o menos, he conseguido una rutina que me va bastante bien.

    El champú de Dessert Essence a mi me provocó una dermatitis que me dejó 15 días KO, pero, es lo que qte decía, cada cual es un mundo.

    Lo de desenredarse el pelo en mojado y que se rompa, no es una moda de hace 2 años, es algo que siempre ha estado ahí.Yo voy a cumplir 40 en breve, y lo recuerdo desde pequeña. Mira tú lo nuevo que es, jajaja!

    De todas formas, es como todo, depende de tu pelo, y de cómo lo hagas. Si tu pelo tiende a enrredarse al secarlo, aprovecha cuando llevas la mascarilla puesta para irlo desenredando desde las puntas, despacito, y poco a poco subiendo; pero, si no es tu caso, mejor evitarlo.

    A mi no se me enreda, así que no necesito ese paso.

    Un abrazote, guapa!
    Me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me lo han dicho toda la vida, pero es desde hace dos o tres años que todo el mundo lo dice como religión sin haberlo probado hasta que graban el vídeo... porque una melena como la mía es imposible desenredarla en seco, te lo aseguro. Si la secas enredada de la ducha eso parece un nido jajajajajaja
      Yo nunca he tenido caida de pelo, pero tengo muchísima cantidad y largo, Son factores que ya implican enredos, mayores o menores, y al evitarlos me ahorro tirones y caida xD

      Gracias por tu pedazo comentario, muakas!

      Eliminar
  2. Hola guapa,

    Muchas gracias por pasarte por mi blog. Me gusta mucho el tuyo y ya tienes una seguidora más. :-) Por cierto, felicidades por el post. Has explicado todo perfectamente. Mi pelo también es graso y he probado un champú natural de Faith in Nature, que me ha gustado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joanna!!!!
      Me lo apunto que me encanta probar cosas nuevas :D

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Me ha encantado el post. Hace unos meses, empecé con un brote de dermatitis seborréica (localizada) y aunque no me han sabido decir debido a qué (incluso que podía haberme salido por estrés), yo creo que ha sido debido al error de lavarme el pelo con champú de bebé. Adios a ese champú desde que me di cuenta y ahora ando con champú de tratamiento (Ducray)... algo de mejoría voy notando. Madre mía, los quebraderos de cabeza que nos puede dar el cuero cabelludo. Antes usaba el Karma de Lush y me iba bastante bien, pero a veces notaba el cuero cabelludo un poco tirante. Creo que en cuanto vuelva más a la normalidad, iré turnando champús y probando alguno de los que comentas.
    Un post genial ^^
    Gracias por contarnos tu experiencia y por tus recomendaciones.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo combino siempre LUSH con otros: Fairy, del que hablo, tiene mucho sulfato y me reseca. De vez en cuando como terapia de choque si, pero sino ya te digo... me acelera el sebo jajaja
      Es ir conociendo tu cuero cabelludo y tus costumbres, paciencia y fijarse :D

      Gracias por pasarte :D

      Eliminar
  4. Hola guapa, gracias por contarnos tu experiencia, es un engorro tener el pelo graso y cuesta encontrar la mejor rutina que se adapte a esas necesidades.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, vaya pues si que has pasado con el pelo, sí... Lo bueno es que el tiempo ha sido bien invertido y ya notas los resultados.
    Yo a veces también lo noto graso, pero en ocasiones puntuales, además que yo también llevo flequillo y es la zona donde encuentro esos problemas, por la grasa de la frente, que esta si que me trae de cabeza ¬¬' También hago el truquito de lavar el flequi el día siguiente de lavarlo (yo tengo por costumbre lavarlo un día sí y uno no).
    En cuanto a lo demás esa mascarilla de Deliplus también la uso yo y va bastante bien y me gustaría probar alguna de las naturales que nos has dado tú.
    Me ha gustado mucho el post!! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo las mascarillas muy mucho, ir probando cosas además es divertido :)

      Eliminar
  6. Me gustan mucho los productos de lush y la mascarilla de mercadona!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lush es genial, caro pero tiene cosas que valen la pena :)

      Eliminar
  7. Que post tan extenso, pero igual de útil :)
    La mascarilla de Deliplus yo también la uso, junto a la de pelo teñido, y ambas me van estupendas.
    A ver si pruebo alguna de las naturales que nos has dejado, aunque reconozco que soy un poco vaguilla para ello ^^

    Un besito!

    ResponderEliminar
  8. enhorabuena por el post tan bien explicado y ameno, me ha encantado llerte y por aqui me quedo. un besazo

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, gracias por pasarte por mi blog y seguirme, yo también te sigo ya. Menudo post te has marcado, yo también tengo el pelo graso y tengo que tener mucho cuidado con lo que uso. Por cierto te he nominado en mi blog a un Premio Dardos, pásate cuando quieras.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Un buen post! Demasiado informativo. Tengo muchas ganas de comorar en iHerb. Espero poder hacerlo pronto. Gracias por la info ♡ besitos

    ResponderEliminar
  11. Una entrada informativa a la par que contradictoria. Dices que evitas las siliconas y sulfatos pero los usas...El champú de Desert Essence,el cual he probado y pasó sin pena ni gloria y no se si te quedas con este o con los de giovanni que recomiendas en otra de tus entradas. Sin embargo lo que me ha dejado en shock son la mascarilla de mercadona cuya composición es química barata y el 11 benefits que precisamente para lograr lo que promete incluye siliconas. Vamos que todo lo que limpias con el champú te lo vuelves a poner con la mascarilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no has entendido nada de nada: la mascarilla explico porqué la uso y que lo hago de medios a puntas, con lo cual no afecto en absoluto al trabajo que hace el champú: que lo que debe limpiar es raíces y como mucho medios, si la grasa o suciedad del cuero cabelludo ha llegado ahí. Y la uso porque la silicona, nos guste o no, protege mucho de calor y demás factores que deterioran el pelo. NUNCA toca la raíz. Pero no lo has debido leer ;)

      Por otro lado, a mí me ha ido más que bien Dessert Essence, para gustos colores. Y como digo al principio del post, por eso digo que no has debido entender nada, no pretendo sentar cátedra, hablo de mi experiencia, cada cabeza y persona es un mundo.

      En otra de mis entradas recomiendo Giovanni porque esa otra entrada es posterior a esto, y en ella lo explico también. El 11 benefits apenas tiene siliconas, igual no hablamos del mismo producto?

      Eliminar
    2. Y ahora que lo pienso, si no te ha gustado nada de nada de este post, y otros que veo que te has leído, porqué sigues haciéndolo? No sufras, ni pases esfuerzo! ;)

      Eliminar
    3. MIRA, TE CITO TEXTUALMENTE, QUE IGUAL ESTOY YO LOCA:

      "De medios a puntas no me importan las siliconas, puesto que a lo que me afectan es al cuero cabelludo y de medios a puntas me protegen del calor de secador o planchas, si las uso, y también de la radiación solar y demás enemigos públicos del pelo"

      Un beso, guapa!

      Eliminar