MIGRAÑAS Y CEFALEAS: LO QUE A MÍ ME FUNCIONA

11/3/17

Desde que sabéis que sufro de migrañas habéis sido unas cuantas decenas las que me habéis preguntado qué hago para aliviarlas, porque si algo es común en todos los que sufrimos dolor de cabeza crónico, de cualquier tipo, es que peleamos durante siglos hasta encontrar algo que alivie mínimamente el sufrimiento.
Hace mucho que no escribo, pero también son muchas las ideas que me dáis sobre por dónde ampliar la "oferta" del blog: mis recetas de instagram detalladas, tutoriales y DIY de lo que me véis por redes, remedios caseros, curas milagrosas para la migraña... Así que tras un episodio de los chungos como el que he tenido esta semana pasada, pensé que compartir mis trucos y experiencias con todos vosotros sería útil. Y en mi blog no pretendo otra cosa que eso: que os ayude.
Vamos a hacerlo con gifs, que así desdramatizamos.



Mucha gente se toma a la ligera nuestro dolor: parece algo leve, sin importancia. Pero quien sufra de cualquiera de estos problemas habitual o crónicamente, coincidirá conmigo en que impide cualquier tipo de actividad normal: cuesta pensar, cuesta moverse, cuesta hasta hablar, interactuar con los demás, los sonidos y las luces son tu enemigo. Te vuelves más sensible emocionalmente, todo te molesta y te hace sentir incapaz de realizar una vida normal. Y lo peor, culpable, porque en ocasiones en tu trabajo o tus estudios no comprenden lo que te imposibilita

La migraña y la cefalea tensional

Lo primero que debemos diferenciar es qué tipo de dolor tenemos, pues cada uno tendrá una causa: en mi caso la cabeza me duele por todo y en su gran mayoría son cefaleas tensionales, pero desde hace un par de años he experimentado lo que se describe como migrañas propiamente dichas, que conllevan muchos más síntomas que un simple dolor de cabeza.


La cefalea tensional es el dolor o malestar en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Es un tipo común de dolor de cabeza. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en adolescentes y adultos. Se produce cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo resultan tensos o se contraen. Las contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o la ansiedad.

Es la más común dentro de los dolores de cabeza, afecta a todo tipo de personas y puede ocurrir en gente muy propensa a desarrollar esta inflamación o contracción muscular por cualquier tipo de acontecimiento o cambio biológico, hormonal, estacional, geográfico, etc.

Es decir: implica "simplemente" un dolor, más o menos agudo y generalizado de cabeza.



La migraña, en cambio, es un tipo de dolor de cabeza que incluye otros síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz y al sonido. En muchas personas, se siente un dolor pulsátil únicamente en un lado de la cabeza, se sufre de problemas de visión (ceguera temporal, puntos oscuros o luces...) o parálisis en un lado del cuerpo, hormigueo o falta de sensibilidad... Son miles. 

Ocurre, en la gran mayoría de casos, a mujeres. Y los expertos no acaban de ponerse de acuerdo en su origen ni en los porqués: se cree que es causada por actividad cerebral anormal, lo cual se puede desencadenar por muchos factores. La mayoría de los expertos médicos cree que el ataque comienza en el cerebro e involucra vías nerviosas y químicos. Los cambios afectan el flujo sanguíneo en el cerebro y tejidos circundantes.

Las migrañas tienden a aparecer primero entre los 10 y los 45 años. Algunas veces, comienzan antes o más tarde, o evolucionan a partir de una cefalea de otro tipo (mi caso). Algunas mujeres, pero no todas, sufren menos migrañas cuando están embarazadas.

Pueden desencadenarse sin más o por abstinencia de cafeína, cambios hormonales, cambios en tu rutina del sueño o alimentarios, el alcohol, el estrés o el exceso de ejercicio, la ausencia de éste, ruidos fuertes, ante ciertos alimentos (chocolate, lácteos, glutamato monosódico, el vino, alimentos procesados, grasas, el pescado ahumado o algunas frutas dulces, por ejemplo).

Podéis consultar todos los síntomas y tener más info en este link de MedinePlus



¿Qué hacer y qué no hacer? Mi experiencia

Quiero dejar claro ya que esto se basa en mi experiencia, en mis cefaleas y mis migrañas, y que cada uno debe hablar con su médico, contarle sus síntomas y no autodiagnosticarse, puesto que puede ser síntoma de otro problema más profundo que tratar

Eso sí, si ya sabes que tu dolor de cabeza es algo ajeno a otras afecciones, tienes asumido y diagnosticado como yo que eres la loca o el loco de la cabeza tocapelotas y quieres saber qué puedes probar para aliviarlo, sigue leyendo sin problema.

En mi caso, evolucioné de unas cefaleas tensionales a episodios de migraña: no sé si esto es habitual o normalmente se tiene uno u otro dolor de cabeza. Mi vida es una evolución constante, como en Pokémon.

Comencé a tener dolor de cabeza, creo, en la adolescencia. Mi madre siempre me dice que de pequeña era la niña enferma de la tripa y de la jaqueca. Lo primero, a raiz de una intoxicación médica a los dos años por una sobredosis medicamentaria: un iluminado me dejó año y medio siendo intolerante al gluten, algo que, como ahora os explicaré, influye en mis dolores de cabeza. 

Mis dolores siempre han estado ahí, casi una vez por semana y, aunque a veces eran leves, otras eran insoportables. Comenzaron siendo dolores punzantes en las sienes, como pulsaciones, otras veces eran en la zona de las cervicales, otras ocurren en la zona superior de la cabeza, en la frente y los párpados, el cuero cabelludo sensibilizado... y a veces ni siquiera sé decir donde duele. 

Hace un par de años, los dolores empezaron a incluir otros síntomas: el dolor empezó a hacerse prioritario en uno de los lados de mi cabeza y mi cara, comencé a tener hormigueo o falta de sensibilidad en las mejillas, en ocasiones se me llegó a paralizar temporalmente el labio, la mejilla... y creedme, la primera vez te asustas mucho. Lo primero que hay que hacer en estos casos es ir a que un especialista nos descarte otros problemas: es síntoma de muchas enfermedades graves, pero en la mayoría de casos no lo es tanto.

En los últimos episodios las famosas auras: es decir, las luces azules, como cuando uno se marea, aparecieron. Suelen hacerlo, junto con la visión dificultada por puntos oscuros o puntos blancos, como una señal de aviso de que la migraña viene detrás. Esto a mucha gente le es útil para cortarla a tiempo, pues el dolor se hace más intenso y la posible medicación actúa mejor en un primer estadío.

Nunca he vomitado a raíz de una migraña, solo me desmayé una vez, nunca he perdido la memoria temporalmente... pero conozco amigas que han tenido estos y síntomas mucho peores.

¿Qué desencadena mi dolor de cabeza?

En mi caso tengo dolor de cabeza por casi todo, más o menos intenso, aunque las migrañas todavía no sé qué las desencadena.

- Cambios hormonales: son un aviso de que va a bajarme la regla
- Los cambios de tiempo: soy el mejor MeteoSat que podáis conocer.
- La deshidratación, por no beber ese día suficiente agua o abusar de otras bebidas
- Estrés, ansiedad, tristeza... cualquier estado de ánimo me provoca una pequeña jaqueca, al menos
- Consumo de lácteos o grasas: cuando eran habituales en mi dieta me provocaban un dolor inmediato, aunque yo aún no relacionaba ambas cosas, puesto que era algo cotidiano dentro de mi alimentación, como muchos otros productos
- Enfermedades como catarros, gastrointeritis... en general cuando ocurrían bajadas de defensas
- La frecuencia con la que me lavo la cabeza: parece una estupidez, pero cuando tardaba más de cuatro días en lavarme el pelo - estando obviamente limpio - debía hacerlo aunque no me hiciese aún falta, puesto que empezaba a dolerme el cuero cabelludo.

Esta imagen se parece bastante a lo que sentimos
a veces ¿a que sí? Duele solo mirarla...

- La falta de sueño o el exceso de éste: cuando duermo pocas horas el dolor está asegurado. Cuando un fin de semana, por lo que sea, duermo más de 10 horas - si algo adoro es dormir - es más que probable que se me levante dolor en la zona frontal de la cabeza. No es de los más graves, pero es cuanto menos molesto y me preparo por si va en aumento.
- El consumo excesivo de azúcar, gluten, productos de soja, grasas y, en su momento, casi cualquier alimento de origen animal y sobre todo lácteo.
- El consumo o ausencia de cafeína: la cocacola, por ejemplo, ya que café no suelo tomarlo.
- Llorar, con una película, por ejemplo, sin más ansiedad o tristeza. Aunque creo que esto a todo el mundo le levanta dolor.
"Pero si solo es un dolorcito de cabeza"
- Los ruidos altos: discotecas, conciertos, fiestas... o las luces muy potentes.
- Mi trabajo diario: los productos y disolventes que utilizo en restauración y conservación: aunque lo más lógico y sensato es utilizar mascarillas de gases para evitar intoxicaciones, el simple olor del etanol o la acetona me provocan un dolor intenso y que puede durarme días
- Recogerme el pelo demasiado a menudo y/o apretar la goma
- Los ambientes cerrados, las habitaciones mal ventiladas o con la calefacción muy alta, así como el olor a tabaco o a comidas grasas: olor a fritanga.


Vamos, cuatro tontás de ná...

¿Qué sintomas son más comunes en mí y cuánto dura?

Mi dolor de cabeza puede durar horas, si consigo atajarlo, pero lo más normal es que me dure de un día a cuatro. En cuanto a la intensidad durante este tiempo, suele ir en aumento, con lo que ignorarlo - trust me - no es la solución.

Desde que no consumo carne, pescado ni derivados animales (vegana), es decir, un año aproximadamente, he dejado de sufrir episodios semanales o quincenales y, en más de trece meses, solamente he tenido cinco episodios, solamente dos han sido intensos y los he controlado, como mucho, con un Ibuprofeno. Ergo: tan insana no será mi dieta.

Mi dolor empieza siendo leve, puntual y localizado, aumenta la zona de dolor, se generaliza a toda la cabeza y puede traer consigo otros síntomas: mareo, falta de visión, insomnio, cambios de humor, dolor de estómago, reflujo, dolor en la mandíbula (como si se volviese rígida), hormigueo en las manos o pies, dolor en los ojos, falta de sensibilidad en partes de la cara...


¿Usas medicación adecuada para ello o simples analgésicos?

Solamente he tomado un par de veces medicación específica, bajo prescripción médica, para la migraña: no pico más.

La verdad es que hay gente cuyos episodios son tremendamente insoportables y por cuestiones de salud deben tomarse lo que su médico le recomienda. En mi caso probé y es lo peor que he podido hacer, pero cada cuerpo y cada cabeza son un mundo.

Son medicamentos que suelen sedar bastante al paciente, aliviando el dolor. Yo prefiero soportar un dolor leve, ya que el dolor fuerte ha sido aliviado por un medicamento antiinflamatorio o analgésico, que quedarme en la cama tumbada dos días. Pero repito: mi dolor es fuerte, pero no tanto ni con otros síntomas tan peligrosos como los que algunas personas que conozco.

¿Qué me funciona?

Hete aquí el Santo Grial de las Migrañas: no hay nada que me funcione 100% pero sí hay muchas cosas que me alivian muchísimo el dolor y que se acercan a eliminarlo. En mis más de quince años de experiencia cabecil os puedo asegurar que esto es lo que mejor me va. Os los desgloso por orden de eficacia:

1. El veganismo: seguramente por ignorancia, como yo la tuve en su día, la gente piensa que es extremista, de perroflauta, poco sana, con carencias e incluso contra natura: el veganismo se merece una entrada propia en mi blog con todas las cosas buenas que me ha traído: fuera dolores hepáticos y renales, fuera migrañas (he tenido solamente 5 veces dolor en un año y pico), fuera estreñimiento, fuera reflujo, fuera insomnio, fuera hinchazón, fuera retención de líquidos, fuera acné, fuera cansancio, fuera dismenorrea... 

Y es que el problema principal de mi antiguo modo de vida, ya que el veganismo no es solamente una dieta - implica muchos más conceptos y hábitos de consumo respetuosos con los animales -, era el consumo de lácteos: son lo peor que puedas meterte al cuerpo si te duele la cabeza de forma crónica. Lo peor.

2. Ibuprofeno: es lo que más intento evitar porque es una bomba, y más si lo usas frecuentemente, pero es lo que ataja mi dolor de raíz. A veces no es suficiente, pero me permite continuar con mi vida.

3. Frío: seguramente muchos lo hayáis oído ya, pero en osteopatía lo primero que te recomiendan para la migraña es el frío más absoluto. En farmacias existen unos geles para meter al congelador con un cinturón de tela elástico. Con ello puedes hacerte una diadema super favorecedora (NO) y aliviar el dolor de cabeza.
Mi cinturón de gel frío y yo <3
A mí me funciona muchísimo, parece una barbaridad, pero una vez que te lo pones sobre la frente o la nuca sientes un hormigueo y una relajación tal que, en ocasiones, he llegado a quedarme dormida con el hielo en la cabeza. Así soy yo.

4. Binaural migraine relief: ¿me puedes explicar qué acabas de llamarme?
¿Te he insultado yo a ti acaso?


Es evidente que si te molestan debes eliminarlos, pero mantenerte a oscuras no suele ser suficiente. Las palabras mágicas son "binaural migraine relief". En Spotify, pero sobre todo en Youtube, tienes listas de sonidos y canciones que, al menos a mí, me alivian increíblemente; y que duran horas. Póntelo lo alto que soportes, apaga las luces, ponte boca arriba y respira hondo.

Se trata de sonidos relajantes, que se acompañan de golpes "sordos" que apenas percibes, pero que tu oído sí (me explico cojonudamente). Éste se adecúa al ritmo de estas pulsaciones y poco a poco se relaja y desinflama, aliviando el dolor. Mi favorito y que llevo en el iPod es este: mano de santo.


5. Agua y B12: cuando la cabeza empieza a decir "hello, its me", intento beber la mayor cantidad de agua posible y me meto 1ml de mi suplemento de B12
"Cómo dueles hijaputa"
Los veganos tenemos una dieta increíblemente completa, pero la vitamina B12 solamente está presente en cadáveres animales. Debería producirla nuestro intestino, al igual que lo hace el de los animales, pero tanto ellos como nosotros vivimos en un mundo en el que la fertilización del suelo impide su formación. Por ello, se suplementa a estos animales con ella, y tú al comerte un filete de tomas el mismo suplemento que yo me tomo en gotas. 
Por tanto: un animal no me aporta ningún tipo de nutriente diferente a los vegetales, que son ricos en proteínas igualmente y cuya B12 es tan nula como la de un animal de granja.

Cuando estás de resaca tienes sed y dolor de cabeza ¿verdad? La migraña en ocasiones se parece mucho a eso, pero sin habértelo pasado bien la noche anterior (casi nunca). Lo que tu cuerpo pide es B12 e hidratarse, pues tu cerebro baila el shake it up dentro de tu cráneo. Awesome. Es por eso que beber mucha agua y tomarme 1ml de mi suplemento funcionan fetén. No me curan por completo el problema, pero lo atajan cuando está empezando tremendamente bien.

La B12 de yo tomo es sublingual, sabe a fresa y naranja y es apta para celíacos, veganos y alérgicos, of course, a la lactosa. Bajo la lengua tenemos una glándula que hace que todo vaya muchísimo más rápido a donde tiene que llegar: nuestro torrente sanguíneo. Así que esta se absorbe todavía mejor que las pastillas o masticables, otra opción para quienes prefieran tomarla así.

Consultad con vuestro médico si es una buena opción, no vaya a parecer que estoy yo automedicándoos, pero yo utilizo esta de Solgar, una marca de toda la vida y que en iHerb me sale mucho más barata que en herbolario o farmacia.

6. La ducha: lavarme el pelo masajeando despacio el cuero cabelludo me ayuda en episodios que duran en el tiempo, aunque no me quita todo el dolor ni mucho menos. Lo malo de esta opción es si luego eres capaz de soportar el ruido el secador.

7. Como es evidente: evitar todos aquellos alimentos que me hacen daño, aunque cada uno es un mundo, os cuento los que en general - y en mi caso - son lo peor que puedes hacer para evitar sufrir episodios.
- Chocolate. Lo siento, sé que no querías oír esto
- Lácteos
- Carnes, sobre todo algunos médicos hablan del cerdo y de la piel o grasa del pollo
- Grasas y aceites cocinados: en mi caso si frío alguna cosa.
- Cafeina
- Azúcar: gominolas, chucherías, etc.
- Plátano, papaya, piña... normalmente frutas tropicales que además me causan reflujo o acidez.
- Carbohidratos en general y gluten en particular: si abuso, solamente.

8. El ejercicio, sobre todo la piscina. Además de aliviar mi dolor de espalda, hacerme dormir mejor y sentirme más ligera, nadar me alivia mucho los episodios de dolor de cabeza o pesadez en la zona de la frente, que muchas veces se mantiene constante sin evolucionar hacia el dolor de cabeza o migraña.

Podría nombrar cosas que evito, consejos que son ya tremendamente conocidos... Pero seguramente Google ya os haya hablado de ellos. Estas son las ocho cosas que yo sigo a rajatabla, o eso intento, cuando me persigue la cefalea o la migraña, cosas que espero que os sirvan tanto como a mí o más.

Es triste que un dolor tan importante, aunque en ocasiones irrelevante para nuestra salud, sea tan ignorado o poco valorado por nuestro entorno personal o profesional; relativizando una afección que a muchos y muchas nos imposibilita llevar una vida completamente normal y no nos deja ni siquiera pensar.

Es evidente que existen patologías o enfermedades muchísimo peores y que impiden mucho más la vida diaria, pero no por ello debemos dejar de dar importancia a algo como las migrañas. Y, si has llegado aquí por casualidad y nunca las has padecido, pero te has reído o has inflavalorado a alguien cuando te ha "dejado tirado" por un dolor inesperado de cabeza, espero que cuando ahora un amigo te diga que las padece lo tomes con menos sentido del humor y egoismo y te pongas en su lugar por un minuto.

Lo necesitamos a menudo. No es agradable tener que pedir disculpas a todo el mundo por sentir dolor.

¡Un besazo, bellezas!


Marta S
TWITTER FACEBOOK INSTAGRAM PINTEREST

12 comentarios:

  1. A mí lo que me ha funcionado (en dos meses que lo llevo puesto solo he tenido una cefalea atajada con un ibuprofeno) ha sido el piercing 'daith'. Es cierto que me lo hice simplemente porque me gustaba, y he de confesar que no tenía ni idea de que se recomendaba para casos de cefaleas y migrañas hasta que, cuando fui a hacérmelo, la persona que me lo hizo me dijo: últimamente viene mucha gente por aquí con problemas de migrañas con un puntito ya dibujado por su médico para que le hagamos el piercing. Así que con más razón me lo hice. No sé si es el efecto placebo o qué, pero no he vuelto a tener migrañas ni cefaleas. Alguna vez, si estoy con algo de estrés o no tengo un buen día, tengo un pequeño malestar, como si me quisiera doler la cabeza, pero que al poco rato se pasa. Eso sí, en mi caso, hacerme el piercing me dolió un poquito (me dolió una barbaridad, en realidad) pero todo sea porque no me vuelva a doler la cabeza. Y por último, gracias por tus post, siempre aprendo algo de ellos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la tercera persona que me cuenta lo del piercing! Voy a tener que planteármelo seriamente xD placebo o no, si funciona, palante! homeopatía piercingística xD

      gracias Damaris!! :)

      Eliminar
  2. el otro dia estando de vacaciones en valencia me dio ese dolor que tu y yo sabemos y encima estaba en un apartahotel, conque lo unico que tuve a mano fue mandar corriendo a mi marido a la farmacia que comprar un ibuprofeno y al rato estaba lista para quedar con los amigos

    ResponderEliminar
  3. Mega interesante. Además de lo que has dicho, uno de mis peores enemigos es el sol. Ahora que utilizo mucho más las gafas de vista que antes (utilizo también lentillas) lo noto más. Basta que me de un poco el sol en la cara y tenga que fruncir los ojos para que luego me duela la cabeza, soy como un vampiro *anuncio Haribo* jaja
    La oscuridad es mi mejor amigo y eso que a diario duermo en completa oscuridad. Y el frío en las sienes me va genial pero prefiero mi saco de semillas recién sacado del congelador al gel azul. Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡me olvidaba del sol! me pasa lo mismo que a ti, menos mal que vivo al norte xD

      Eliminar
  4. Comparto el ser migrañosa, y algunas de las cositas que comentas.
    No soy vegana, aún, tomo pescado y huevos, pero eliminé los lácteos y las carnes de mi vida, y se ha notado mucho en las frecuencias de los brotes de migraña.
    Me apunto lo de la B12, puede ser un buen aliado.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡es un remedio increíble! pero tiene su lógica médica...

      consúltale a tu médico dosis, etc. yo consumo 2500microgramos en 1ml semanal, pero depende de cada uno :)
      Un beso, Bea

      Eliminar
  5. Una entrada muy completa, yo no sufro migrañas, sólo dolor de cabeza de vez en cuando y suelo tomar aspirina o paracetamol, intento evitar el ibuprofeno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mí el paracetamol no me hace ya ningún efecto... :(

      Eliminar
  6. Me ha gustado la entrada, es muy interesante.

    ResponderEliminar
  7. Que entrada tan interesante.
    Yo soy de las migrañosas leves y muchas veces lo mejor es ducha caliente, poca luz y tumbarse a descansar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Pues me apunto tus consejos, no soy muy propensa a las migrañas pero llevo un par de años que cada x meses me da, lo paso fatal....

    ResponderEliminar