COPA MENSTRUAL "ENNA CYCLE": EXPERIENCIA Y TRUCOS

25/7/18

Después de un tiempo haciéndome del club de la copa, puedo pasar a contaros mi experiencia con ella. Porque sí, me declaro fan absoluta, leal y eterna sierva de la copa menstrual. 
Y para las que, como yo lo hacía, no estéis convencidas, es esta entrada. Que estaba muriéndome por contaros todo lo bueno que os estáis perdiendo y lo fácil que es hacerte con ella si sabes cómo. 
Quizás se me ha quedado muy larga, pero podéis saltaros los apartados que no os interesen: lo que no quería era un post de generalidades que os dejase igual. 
¿Comenzamos? :)
Seguramente hayáis leído ya mucho sobre ella, sobre sus beneficios y el ahorro, tanto económico como ecológico, que supone. Yo en concreto vengo a hablaros de la copa Enna Cycle y por qué la recomiendo frente a otras marcas y, sobre todo, formas o durezas. 
Dónde: Amazon (talla S) (talla M) (talla L)
Kit: dos copas, vaso esterilizador y aplicador
Precio: 30€

Si has escogido la talla equivocada, aunque ya la hayas utilizado, Enna te la cambia por la que te vaya mejor, así que tranquila si al elegir la tuya tienes dudas.
Para empezar, dejar claro la copa menstrual puede que no sea la solución para todas, pero debería ser algo que probásemos igual que hacemos con compresas y tampones por inercia. Es un método reutilizable, ecológico, económico, respetuoso con nuestro cuerpo, no huele, no se mueve, no irrita y no se te puede olvidar ese mes comprártelo y que de repente te baje la regla sin avisar. Siempre está ahí, limpita, bonita, supporting you.



Aclaraciones previas: maravillas de la copa

Dicho esto, habréis leído ya mil cosas sobre sus ventajas, el ahorro que supone y que cuesta más de un día hacerse con ella (o no, todo depende de cada cuerpo). Huelga decir que en esta entrada no voy a hablar ni de mujeres, porque no todas las personas que menstrúan lo son, ni tampoco de que todas tenemos la regla, ya que las hay que no y siguen siendo mujeres como las demás (Ausonia, apúntate esto para dejar de discriminar en tus slogans).
Cuando las marcas de compresas descubran que vivimos en 2018 van a flipar
Por otro lado creo que también es evidente que nombraré palabras como vagina, sangre, regla y características de ésta en mi caso. Si no soportas estos términos tan naturales pero hechos tabú para mucha gente, lo siento, no es tu entrada. Creo que seríamos idiotas escondiendo algo que nos sucede todos los meses y a quien no, que sepa lo que es. De hecho seguro que a las y los que no les pasa han nacido gracias a ella. Y la mayoría han sacado la cabecita por una vallaina para poder nacer (si no ha sido una cesárea o vienen de Marte).
Aunque la copa parece una moda de los últimos años, nada de eso, porque tiene más de un siglo de historia: la primera patente es de 1932, pero ya en 1867 estaba inventado un prototipo parecido a la que hoy conocemos. 
Unos años después Leona Chalmers, la señora que ves en la foto, la bautizó como Tass-ette, era de látex y tuvo gran éxito en Estados Unidos hasta los años 60, pero cayó en desuso porque todavía era incómoda y también por el tabú que provocaba en muchas mujeres tocarse sus partes íntimas: no han cambiado mucho las cosas ¿eh?
El boom volvió a finales de los ochenta, cuando se renombró como The keeper y se hicieron diferentes tamaños. Pero es hace unos diez años cuando la de silicona médica, que ahora utilizamos, se afianzó del todo en el mercado y evitó alergias que provocaban las anteriores. 

¿Qué destacamos de ella?

- La copa dura unos diez años si la cuidamos como se debe: en este caso se supone que si alterno las dos que traía el pack en 20 años no tendré que gastarme dinero en ningún producto de "higiene íntima". El gasto en diez años de una persona con regla en compresas y tampones se calcula que es de 3550€... amigas, da para un viajecito bien bonito. 
- La copa no duele, no provoca infecciones, alergias ni sequedad vaginal. Está fabricada con silicona médica, por lo que lavándola con agua, como mucho jabón neutro, e hirviéndola tras cada ciclo es suficiente para mantener fuera de tu cuerpo las bacterias e infecciones. 
- Tu regla no huele: esto es algo que las compresas te hacen creer, pero es la reacción de la sangre con las decenas de químicos que contienen lo que provoca ese olor. Una vez tengas la copa comprenderás que más allá del olor natural de tu cuerpo y sus flujos, nada va a avergonzarte:
Hola, somos los fabricantes de compresas y tampones: nosotros te provocamos un olor que no es tuyo al poner tu cuerpo en contacto con tóxicos a montón,  pero como tú no lo sabes, te vendemos la moto de que hemos creado una compresa con perfume (más químico) para que tu chochamen no vaya por ahí asustando a la gente, porque la culpa es tuya y no nuestra. De nada.
Y entonces, te querrás un poco más. Y ahí si que te sentirás, no sé si "fina", pero sí "segura".
- No vas a gastarte un kilo de papel higiénico cuando vayas a hacer pis. Decidme que no soy la única con copa que nota esta maravilla. Si utilizabas tampones igual no lo notas tanto, pero las que somos de compresa, hacemos cualquier cosa menos conformarnos con un trocito de papel. Como te pille fuera de casa o en una discoteca meando con una amiga que te aguanta la puerta puede hasta ser incómodo. Con la copa se acabó. 
- Si estás fuera de tu casa o en un hotel, tu toalla no será el escenario de un crimen: puedes cambiártela en la ducha o, si quieres, incluso ducharte con ella puesta (aunque yo te aconsejo ese momento como el mejor del día para vaciarla y colocarla). Cuando yo tenía la regla utilizaba una toalla de bidé para no manchar todos los días la del cuerpo, otro gasto que te ahorras y otra incomodidad  menos cuando no estás en casa.
- Vas a darte cuenta de que tienes mucha menos regla de la que creías: las gotas de sangre, o de cualquier líquido, como sabrás, se expanden sobre el absorbente e incluso éste se infla (en el caso de los tampones). Por ello muchas chicas cuando empiezan con la copa, que simplemente recoge tu sangre, piensan que desde que la usan se le ha reducido la cantidad de regla. No es eso, simplemente ves 100% la cantidad que expulsas: otra manera de conocerte más y mejor, de observar anomalías en su color o en su densidad y de poder conocer de primera mano tu salud. 
- De hecho, no sé si es provocado por el hecho de abrir tu vagina o imaginaciones mías: el primer día siempre sufría dolores porque me costaba dilatar, ahora ni me entero y todo fluye con total facilidad. 
- Es 100% segura, no va a romperse ni causarte heridas. No va a escaparse ni darse la vuelta, si te cuesta alguna vez sacarla cuando estés aprendiendo bastará tiempo y paciencia: tu vagina no es una cueva paleolítica que albergue importantes tesoros. Ni se te va a colar para arriba porque el reflejo natural de tu cuerpo es expulsar los cuerpos extraños. Ayúdate de tus músculos para colocarla, ponerla o empujarla al sacarla.
parecen un par de calamares rosas ¿que no?

- Tampoco va a caerse ni tu cuerpo va a expulsarla, las paredes de tu vagina se adaptarán a ella y no la dejarán caer. No es un canal abierto al mundo, como sabrás los labios se encargan de proteger tu interior... Así que puedes hacer cualquier actividad sin peligro alguno, incluido deporte. De hecho hay copas planas que se colocan en el cérvix para poder incluso mantener relaciones sexuales con ella puesta, como la Ziggy Cup.
- Puedes llevarla dentro hasta 12 horas con seguridad y sin peligro de shock tóxico como ocurre con los tampones: el vacío impide la oxidación de la sangre, con lo que es seguro tenerla dentro. Dependiendo de tu cantidad de flujo tendrás que cambiarla antes o después. Un tampón, creo, puede estar en tu cuerpo entre 6 y 8 horas.
- No pretendas que en el primer o segundo ciclo la controles y sea tu método definitivo, seguramente tengas que hacer una transición con tiempo y paciencia. No tengas prisa (¿recuerdas lo que decían las instrucciones del Tampax? Relájate y tómate tu tiempo). 
- Las que me decís que os da cosa meteros "cosas ahí" me pregunto si le decís lo mismo a vuestra pareja. Eso es un cuerpo mucho más extraño que una copa de silicona médica que tú has comprado y esterilizado, ESTÁ TODO EN TU CABEZA. Fuera bromas, no me seas del siglo XVII, que somos mujeres empoderadas y dueñas de nuestro chocho (He dicho chocho ya unas cinco veces).
Puedes practicar durante el resto del mes, cosa que con los métodos tradicionales como los tampones no puedes hacer. Llevarla unas horas sin la inseguridad de manchar porque no estás con la regla, pero acostumbrándote a ponerla y sacarla y sobre todo a comprobar el punto en que se queda perfecta para que ni la sientas.
- Porque esto es lo importante: no vas a sentir absolutamente nada. No debes notarla para nada, como si se te hubiera caído al suelo, chica. Como sabrás, la mayoría de puntos del interior de tu vagina no tienen sensibilidad, con lo cual ahí es donde estará bien colocada. Si la sientes, si molesta, si se mueve... sácatela y vuelve a introducirla empujando un poquito más hacia dentro, seguramente se haya quedado muy abajo. Sin miedo, que no va a desaparecer, para eso tiene un hilo como los tampones. Si notas algo permanentemente en tu zona exterior seguramente sea el hilo, puedes cortarlo, aunque yo al segundo día me acostumbré, desconecté y nunca más me he acordado de que estaba ahí. 

¿Porqué me animé a probarla?

Soy alérgica a algo que llevan los tampones, con lo cual tras mi primera experiencia adolescente con uno de ellos, con el interior de mi cuerpo en carne viva, asumí que las compresas serían mi sino, en verano e invierno, con playa o con clase de gimnasia, con falda o pantalón y con o sin ganas.
El problema no es solamente ese, sino que a los dos días de regla las compresas me provocan eritema en toda la piel con la que tiene contacto, y lo peor es que yo tenía que usarlas de gran capacidad y gran tamaño, puesto que tengo bastante cantidad los primeros días. Me dura muchos días, así que al segundo estaba deseando que se me fuese solamente para poder librarme de ese dolor horrible. Imagináoslo en verano...
He probado compresas ecológicas, para pieles sensibles, de farmacia, caras y baratas... y al final seguía pareciéndome una puñetera guarrada. Además de que no me resolvieron el problema, seguía untándome en talquistina en pomada, duchándome tres veces al día para aliviar el dolor y sin poder hacer vida normal (playa, piscina o cualquier cosa que implicase libertad entrepernil, ya me entendéis).
A ello se unieron factores como la conciencia ecológica: dónde termina toda nuestra mierda ya lo sabemos, mierda poco degradable y tóxica para el planeta. Y, aunque en menor medida, la económica. Mes a mes no nos damos cuenta del impuestito coñil (ni rosa ni azul, impuesto de la que tiene coño y regla), pero es un pico importante como ya os contaba más arriba. 
Por otro lado, cada marca de compresas y tampones que veo anunciarse me provoca un cabreo mayor. Como el lema de Ausonia tenemos miles, llenos de olor a rancio y que parecen escritos por cuatro machirulos de los de "la mujer es lo más bonito que ha hecho Dios" o "viva el vino y las mujeres". Si no dime tú a santo de qué te compro yo un pañal porque me digas que las nubes te inquietan cuando te baja la regla o que es maravilloso que te venga la regla cuando te llaman tus amigas para ir a la piscina con un trozo de algodón impregnado en cloro metido en tu vagina. 
Pero dejando aparte este discurso de empoderamiento vaginil, es cierto que la copa siempre me ha causado curiosidad. No contiene porquerías, es económico, ergonómico, ecológico y, algo que he aprendido al tenerla, te hace conocerte y quererte mucho más. 
Encima me encuentro un pack en el que vienen dos por el precio de una. ¿Qué iba a hacer? ¡Soy hija del capitalismo!

¿Cómo elijo mi talla?

Oh, la gran pregunta! Voy a compartiros la info que da la marca y lo que yo os aconsejo, desde mi experiencia y con total ignorancia, aviso. Como en todas las marcas hay tallas, en el caso de Enna existen tres: S, M y L. Otras tienen dos o incluso seis. Algunas marcas diferencian entre si ha habido relaciones sexuales o no, si eres una persona con un cuerpo grande, mayor peso... Yo mido poco pero sí tengo mayor peso, eso no me ha hecho coger una talla mayor, al menos en esta marca.

Enna solo diferencia entre el tipo de parto que tengas y tu edad, puesto que son los dos aspectos principales para que el tamaño de tu vagina varíe considerablemente y en contextos generales. Que hayas tenido relaciones sexuales o no no la hace aumentar ni te la da de si, tu vagina se adapta al tamaño de lo que le introduzcas. Fin.

No compres una talla mayor porque tu flujo sea muy grande, la copa va en función a tu cuerpo y no a la cantidad de regla que tengas: con cambiártela más a menudo es suficiente, aunque comprobarás con ella que tienes menos flujo del que creías.

Yo tengo la S: tengo 28 años y no he tenido hijos, menstrúo durante unos 5-6 días y mi flujo es bastante grande los primeros tres. Y por las dudas, utilizo una talla 44 de pantalón, que algunas marcas sé que tienen en cuenta la talla.


Estas son las medidas de cada elemento y cada una de las tallas de mi copa, por si os hace un favor verlas e imaginaros las dimensiones reales. 

El tamaño del "hilo" es insignificante: podéis cortarlo o pasar de él, no molesta absolutamente nada, es totalmente flexible, cosa que en otras marcas no sucede. Además, el 80% queda dentro de tu cuerpo, apenas sobresale uno o dos centímetros, en definitiva, mucho menos que los tampones. Así que más comodidad a la hora de tu ropa interior o de baño.

¿Por qué elegí la marca Enna Cycle?

Como sabréis existen numerosas marcas de copas, con formas y tamaños, así como durezas diferentes, según cada cuerpo y sus necesidades. En mi caso elegí esta por tamaño y sobre todo por su forma.
- Buscando la talla más pequeña de todas las marcas esta fue la que menor diámetro tenía, así que esa fue una de las motivaciones, ya que era mi primera vez con una copa menstrual. Si se me quedaba corta, ya me haría con otra mayor, aunque a no ser que cumplas alguna de las características que he nombrado anteriormente, la talla pequeña suele ser suficiente para una vagina que no ha pasado por un parto. Repito que cada cuerpo es un mundo, es una orientación general. 
- Por otro lado, la forma me pareció determinante: muchas copas son más blandas sobre todo en su parte superior y del mismo diámetro que el cuello de la copa, etc. Esto hace que sean muy cómodas de colocar pero que seguramente dentro no se abran bien y esto provoca que por los laterales haya pérdidas: prefería tardar algo más en aprender a colocarla pero ir segura con ella, y conocía de chicas que con otras de formas más "planas" como la Lily Cup de Intimina habían tenido más de un susto. 
Como puedes ver, el cuerpo de la boca y su parte superior tienen el mismo diámetro,
por lo que es fácil de colocar pero también es probable que no consiga
abrirse y hacer el vacío dentro de tu cuerpo, provocando pérdidas y manchados.
La copa de Enna tiene un estrechamiento justo antes de abertura, que es más gruesa y por tanto más firme agarrándose a las paredes de la vagina. Esta zona de estrechamiento tiene además unos orificios para ayudar a quitarla sin sufrir daños por el efecto vacío. Aunque hace el vacío perfectamente a la hora de ponértela y saber que está segura. No te asustes: gracias a la tensión superificial a la hora de sacártela por los orificios no caerá sangre a pesar de que la ladees un poco.

¿Cómo me la pongo?

Vamos a lo importante, que supongo que es a lo que venís muchas. ¡Yo hacía lo mismo! Primero os dejo las diferentes maneras que tenéis de plegarla según el prospecto de Enna Cycle, pero yo os cuento detalladamente cómo me funciona a mí:

Para mí el plegado más fácil es el último: doblo la copa a la mitad y dejo que la parte plegada por la parte interior se deslice hacia atrás. Y se queda con una forma puntiaguda muchísimo más fácil de introducir. Una vez plegada y tal como vas a introducirla, es como un tampón regular.

Something like that
Pero vamos paso a paso:

1- Mi posición más cómoda es agachándome con las piernas abiertas, como si fuese una rana: esto en un baño público pequeño igual es difícil, por eso a veces simplemente alzo una pierna. Podéis subir una pierna en el wáter, podéis acostaros de piernas abiertas... a la hora de aprender sentíos cómodas experimentando. Cómo todo, chica.

2- Una vez metida en el personaje de rana, doblo la copa con la forma que veis en el dibujo arriba, la mojo antes en un poco de agua o uso un lubricante (siempre a base de agua) y la introduzco.

3- Recuerda que debes empujar un poco hacia atrás, ya que no es un conducto que vaya recto hacia arriba. Hay chicas que se sienten más cómodas introduciéndola desde atrás, yo lo hago desde delante y empujo hacia mi culete. Quizás el primer momento cuesta que entre, pero una vez penetra un centímetro todo es rodado. 

En los primeros intentos meterás solo un poco de copa, puede que se quede doblada y al desplegarse se caiga, porque no haya entrado del todo, pueden pasar mil fails. La cuestión es paciencia y las ganas, una vez aprendas el truco que te funcione te sentirás la fuckin master



No lo hagas con prisa, incluso cuando ya sepas ponértela, no te levantes por la mañana queriendo poner y sacar la copa en un minuto: no va a pasar porque ni tienes cafeína en el cuerpo ni tampoco eres acróbata vaginal. Date unos cinco minutitos, amiga, ya serás el correcaminos poco a poco...

No uso el aplicador porque para mí es un coñazo (palabra intencionada, el contexto lo merece), pero si alguna lo prefiere simplemente hay que pellizcar con el aplicador la copa en el lateral donde se acumulan las dobleces, para evitar que al introducirla se abra antes de tiempo. 

En la imagen puedes entender lo que te quiero decir:

Te explico como lo hago yo con la mano: con la copa sujetada por su doblez, ayudándome con la otra mano para abrir mis labios y conseguir "despejar la zona", empiezo a introducirla hasta que esté casi toda dentro. Cuando queda solamente la base vas a necesitar darle un empujón, así que utilizo mi índice para ello hasta que toda está dentro. 
Puede que entonces notes el vacío, pero si no es así (no te asustes, no es doloroso ni nada) es que aún no está colocada, solo dentro pero con alguna doblez. Es entonces cuando puedes darle un empujón con tu dedo índice al trocito de copa que se asoma. 

Si aún así notas la base "pellizcada" es que todavía no se ha abierto. Tira ligeramente del hilo y notarás como no sale. A veces este pequeño tirón y un nuevo empujón hacia dentro es suficiente para que se abra del todo y olvidarte durante hasta 12 horas.
A veces hacer el simple gesto de "succionar" con tus músculos hacia dentro hace que se coloque, otras veces necesitamos dar un par de pasos o bajarnos en cuclillas y subir con las piernas abiertas un par de veces y listo. Cada una encuentra su fórmula, a mí me funciona esta última muchas veces: dar un par de movimientos y notas el cloc. Ahí ya no vas a notarla en absoluto, a no ser que el hilo te haga cosquillitas (lo dicho, si te molesta mucho y no te acostumbras, córtalo, no lo necesitas para nada realmente, más adelante te explico por qué).
Si nada de esto funciona y notas con tu dedo que sigue sin desplegarse, intenta llegar con tu índice hasta el borde superior de la copa, rodeándolo, quizás ayudes a que la doblez se deshaga. Si tampoco lo consigues, sácala y vuelve a empezar. Acabarás con la práctica por ponértela en menos de treinta segundos, palabrita.
Para comprobar que está bien colocada, además de tener en cuenta el vacío, tengo amigas que cogiéndola por la base la giran sobre sí misma dentro para ver que no hay dobleces y que rota dentro de tu cuerpo sin problema. Yo tanta habilidad todavía no tengo. Pero si podéis es otra prueba.
No tiene que ir súper arriba ni tampoco asomar la base de la copa, tus labios deben cerrarse recogiéndola perfectamente, pero cuando hace el vacío y no la notas sabes que está en su sitio adecuado: paciencia!
4- Una vez colocada verás fuera de tu vulva tan solo un centímetro aproximadamente de hilo, no verás nada más y no sentirás nada: si la sientes, te molesta al andar o notas algún dolor sácala, no es lo que tiene que sucederte nunca.
Muchas chicas notan manchados leves o pérdidas en la braga a pesar de haber hecho el vacío y no notarla: quizás al colocarla hemos manchado la entrada de la vagina (sobre todo cuando la hemos retirado inmediatamente antes para vaciarla, por ejemplo) y eso es lo que con el tiempo cae en la ropa interior. 
Asegúrate de limpiarte con papel o una toallita una vez la coloques en tu interior, para dejar todo el "exterior" totalmente limpio. Si aún así encuentras manchas o no estaba bien colocada por lo anterior o simplemente debes probar otra talla o copa. Te aseguro que con la rigidez del cuello de esta no ocurre como con otras. Desde el primer uso cero sustos, aunque usé salvaslip para sentirme más segura los primeros meses, y nunca se manchó lo más mínimo.

¿Cómo me la saco?

Puedes tenerla puesta como máximo 12 horas, en ese momento deberás vaciarla para volver a colocarla. Porque lo que necesita tu cuerpo tras esas horas es retirar la sangre de tu cuerpo para evitar infecciones, aunque te asegura que el ambiente de vacío que produce va a evitar la rápida degradación de tu sangre. La copa puede estar ahí los días seguidos que necesites simplemente con estos vaciados y un aclarado con agua y jabón neutro entre usos. 
Si tu periodo es muy abundante puedes vigilar las primeras veces cada cuanto te viene bien vaciarla. Pero te aseguro que cuando veas tu regla en la copa pensarás que de repente se te ha disminuido a la mitad, y es que en las compresas y tampones, al inflarse y expandir el líquido, se vuelve algo mucho más escandaloso y creemos tener mucho más flujo del real. Yo tengo bastante cantidad y me la cambio los primeros días cada ocho o nueve horas, más o menos, pero la copa está más o menos por la mitad de su capacidad: lo hago para que me sea más cómodo sin que al estar muy llena pueda liarla parda al sacarla.

Quizás para mí fue más difícil aprender a sacarla que ponerla, y no por dificultad para expulsarla, sino por no armar en mi baño la matanza de Texas volcándolo todo al sacar la mano. Cosas de torpes.

He aprendido el truco y os lo comparto:
1- Cuando quieras sacarla vuelve a ponerte en la postura que más cómoda te resulte, yo de nuevo hago la rana Gustavo.
2- Tira ligeramente del hilo, notarás un vacío que te impedirá seguir haciéndolo, y hazle caso porque si intentas sacarla así te harás muchísimo daño y además la liarás parda (o roja)... 
3- Pellizca entonces la base rugosa de la copa con tu dedo índice y pulgar y tira: poco a poco irá saliendo.
4- Aprovecha tus músculos, que están hechos para expulsar seres humanos... Empuja con ellos mientras tiras con tu mano. Es algo que se hace lentamente, no te dé por meter un tirón como si fueses robando bolsos a las señoras en tu moto.

5- Cuando haya salido un poco seguramente te sea más sencillo subir un dedo por el lateral: yo aprovecho para doblar con dos dedos la copa mientras voy tirando, y así poder doblar la parte gruesa superior y que salga más fácil que tirando de él desplegado. Hago un poco la figura de la C de las que os enseñaba antes.  
6. Ahora la cuestión que más cuesta es agarrarla sin liarla parda. Hay gente que todo esto ya lo hace en el wc para que no haya riesgo: yo no vuelco ni una gotita, simplemente la saco sujetando doblado el borde superior y dejando de pellizcar el resto de la copa, como si cogiésemos una bolsa de chuches por la parte superior y colgasen todas de ahí. 
Al momento se me sale entera, se desdobla y se queda en la posición perfecta para que la recoja por su base con la palma de mi mano. La saco sin ladearla y no se cae ni una gota. 
La vacío en el wc, la lavo con agua y jabón neutro y para dentro otra vez. Vuelvo a limpiarme la parte exterior por si he dejado algo sucio y mancho la ropa interior y palante con la vida.
Todo esto parece muy complejo pero simplemente estoy explicando diez segundos en muchas palabras.

Si estás en un baño público normalmente tendrás el retrete separado del lavabo: ten papel o toallitas cerca, hay chicas que llevan un botellín en el bolso con agua, yo no lo veo necesario: limpio lo que necesite la copa con papel y cuando la tengo colocada de nuevo en su sitio me limpio las manos lo más posible: no váis a llenaros de sangre, pero puede que manchéis un poco la punta de los dedos. Es sangre, vuestra sangre: no pasa ná, mijita.
Una vez fuera del baño me lavo las manos tranquilamente: no vas a llevar en los dedos el ascensor de El Resplandor, puedes tener una pequeña mancha y, chica, en ese baño entrarán personas con lo mismo que tú una vez al mes. Don't scandalize
Si no consigues sacarla, ármate de paciencia y poco a poco lo lograrás, sin movimientos bruscos ni tirones por los nervios. Mientras está en tu cuerpo no te hace daño, así que relájate y busca la postura sin prisas que mejor te funcione. No va a quedarse dentro, no va a colarse, no va a hacerte daño. Respira, mete un dedo, gírala... 
No hace falta que entre uso y uso la laves a fondo o la esterilices hirviéndola: por eso es de silicona médica. Basta con que la aclares un poco si puedes o la limpies con papel para colocarla tranquilamente sin pringarte. 

¿Cómo la mantengo desinfectada?

Enna recomienda esterilizarla entre un ciclo y otro. Yo lo hago al principio y al final, es decir:
- Cada vez que la vacío la lavo con agua y jabón neutro.
- Cuando termino la regla la hiervo en su recipiente y la guardo. 
- Cuando vuelve a venirme la regla, la vuelvo a hervir por si ha estado en contacto con algo durante esas semanas. Así me curo en salud.

Este pack viene con el bote incluido para evitar que tengas que hacerlo en una olla o cacerola. Hay gente que lo hace así y es exactamente lo mismo, aunque puede ser más incómodo.
La coloco lavada en el interior, cubro de agua hasta casi la boca de la copa (si lo lleno más al hervir sale por fuera) y cierro totalmente según la forma de la tapa y la meto al micro hasta que hierva un par de minutos.
La tapa puede girarse hasta dejar el bote un poco abierto para que lo vacíes sin quemarte. Aún así ayúdate de un trapo o manopla porque el recipiente estará caliente. Yo sinceramente espero unos cinco minutos para vaciar el bote.
Una vez hervida está lista para usar sin peligro alguno de infección... ¿pueden los métodos tradicionales decir lo mismo?

Ventajas de la copa menstrual
¿me quedo con ella?

- No me gasto un duro
- No contamino
- Me ahorro papel higiénico 
- Mucho más cómodo a la hora de ducharte fuera de casa
- Fuera incomodidades en verano y con calor
- No me olvido de comprar compresas y que de repente me baje
- No tengo irritaciones o dolores provocados por los plásticos de los métodos tradicionales
- Sé exactamente cómo es mi periodo y si hay anomalías en él
- No provoca olor
- Puedo hacer deporte/bañarme con total normalidad (ni me preocupo por "hilos" de tampones") 
- No tengo que llevar ningún repuesto conmigo en el bolso
- Me olvido durante más horas de ella
- Puedo usar la ropa interior y ropa, en general, que me dé la gana
- Mi regla baja mucho mejor y tengo menos dolor
- No tengo infecciones ni malestares
- Conozco mejor mi cuerpo, aunque parezca una idiotez
Desventajas no encuentro ninguna: igual para muchas es fácil ponerse una compresa y tirar palante con la vida, a mí me era incómoda y por encima dolorosa: nunca máis. 
A la hora de cambiarme fuera de casa no me lleva más tiempo que me llevaría cambiarme un tampón, con la diferencia de no causar residuos ni daños a mi cuerpo. Además de que, no me lo neguéis, es asqueroso quitárselos, aunque los dedos no se pringuen como con la copa (que repito que tampoco es para tanto).
En definitiva, espero que si alguna dudaba, con este Quijote menstrual que he escrito se anime, que no se pierde nada! 
Y que si tenéis alguna duda, por favor, la dejéis en comentarios o, si os da vergüenza por el motivo que sea, me escribáis por privado en redes sociales o al email. Quedarse con dudas en esta vida es algo muy malo para la salud :)
¡Un beso muy grande, bellezas!
___________________________________________________________________
Marta S
TWITTER FACEBOOK INSTAGRAM PINTEREST

5 comentarios:

  1. Un post completísimo y ameno. Muchas gracias, guapa!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Completísima, opino lo mismo, no le veo ninguna desventaja.

    La marca no la conocía y con Amazon hay mil problemas en Canarias, veré si la encuentro por otro lado.
    Mi pregunta es, crees que talla M también te iría bien? Lo digo por la tabla, por edad y sin hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo utilizo la S, creo que más que la edad es importante el número de partos. No creo que la S se te quede pequeña, de hecho doblada en C a mí no me entra, pero lo dicho... yo no tengo ni idea xD

      Eliminar
  3. Me ha resultado muy interesante el post, casi casi me he convertido. A ver si pronto me animo a probarla. Me llama la atención mucho la plana, pero tengo que investigar cómo funciona. Besos! :)

    ResponderEliminar